VIVIR EN VALENCIA Y NO MORIR EN EL INTENTO

Dicen por ahí que Rita Barberá nos echó una maldición justo antes de abandonar el Ayuntamiento: que el calorét os pille confesáts! No sé si será por eso o, sencillamente, que los anticiclones, las corrientes saharianas y el cambio climático se han aliado para hacernos…

Continue reading →