Hermanos Maristas. Valencia

La Avenida de los Hermanos Maristas es una amplia y densa vía que discurre al sur de la ciudad de Valencia, comunicando dos de los accesos más importantes de la ciudad: el acceso sur, dirección Alicante y Albacete, y el acceso a las playas y la Devesa de la Albufera. Esto la convierte en un importante eje de distribución de tráfico. Su característica morfológica más importante es que el amplio bulevar de cincuenta metros de anchura que acompaña a la avenida en toda su longitud, casi un kilómetro, se encuentra en el lado norte de la avenida, y no en la parte central dividiéndola en dos calzadas paralelas, como suele ser habitual en este tipo de avenidas. Así, el jardín adquiere una mayor importancia, ya que más que un acompañamiento ornamental del bulevar, se convierte en un jardín de barrio de uso intensivo, más accesible, lógicamente, para los residentes del sector norte de la avenida. Además, al no existir una vía rápida entre el jardín y los edificios, éste queda perfectamente integrado en la vida diaria de los ciudadanos que allí residen. Cuando se ejecutó la avenida, en los años setenta, el amplio jardín recibió un tratamiento limitado y somero, con alguna alineación de árboles y suelos de arena compactada, Su ubicación en el extrarradio de la ciudad, en una zona de expansión y poco urbanizada entonces, lo convirtió en un espacio residual, empleado para diferentes actividades que poco tenían que ver con el uso de un jardín, pero que resolvían la falta de espacio en la ciudad para mercadillos, ferias estacionales, circos, etc.

En los últimos años la zona ha sufrido un espectacular crecimiento, habiéndose completado la urbanización y edificación de todo su entorno, por lo que el jardín necesitaba una urgente remodelación y actualización, de acorde con la calidad residencial que estaba adquiriendo el barrio, lo que suponía una gran inversión.
La redacción del proyecto comenzó a finales de 2002.

 

El estado del jardín en el momento de acometer el proyecto estaba muy deteriorado, Los dos sectores en que está dividido conservaban cada uno de ellos una alineación doble, separada unos doce metros, fuera del eje central, En el más próximo a la calle del General Urrutía la doble alineación era de Phoenix dactylifera y en el más próximo a la Avenida de Ausias March la doble alineación era de Platanus hybrida.

En una primera propuesta parecía lógico plantear una disposición lineal del jardín, a partir de las alineaciones existentes, al estilo de las clásicas alamedas. Sin embargo, al comenzar a trabajar en la redacción definitiva del proyecto, hubo dos motivos para intentar un planteamiento diferente al lineal: por una parte nos encontramos con que el arbolado existente estaba en muy mal estado; había sufrido numerosas agresiones, sobre todo por el uso que se le había dado al jardín a lo largo de los años. La instalación de ferias y mercados en el lugar había provocado la utilización del arbolado para anclajes, soporte, etc., causando toda clase de heridas que puedan imaginarse, Y los sistemas radicales estaban colapsados por cimentaciones, pavimentos que ahogaban algunos árboles, etc. Y por otra parte, la propiedad solicitó la ausencia de simetrías y que se buscara un diseño más actual.

El éxito del proyecto, si se ha alcanzado, lo sabremos tras ver la evolución de la obra, con el uso diario de los ciudadanos, que son los que en definitiva juzgan el mayor o menor acierto del resultado final.

La anchura de la parcela permitía trabajar como si de un jardín completo se tratara, desvinculándolo de la avenida en cuanto a eje viario, para adscribirlo al residencial más próximo, El Jardín se conforma y fundamenta en tres recorridos diferentes: dos que discurren paralelos en sus límites externos, aunque convenientemente aislados del tráfico y de las perturbaciones exteriores, y un tercer eje que recorre sinuosamente todo el jardín. A partir de las sensuales curvas de este eje central surgen insinuantes montículos que aportan la tan escasa presencia de la dimensión vertical en nuestros jardines. Los ejes externos son perfectamente lineales, recogidos entres anchos setos y protegidos por densas alineaciones dobles de frondosos árboles. Serán los lugares de reposo y refresco, tan necesarios en una ciudad compacta, densa, infestada de vehículos y muy calurosa.

 

El proyecto contempla una amplia zona para solaz esparcimiento de los canes, junto a sus propietarios, y la reserva de un espacio de suficiente amplitud para la instalación de un complejo lúdico-infantil basado en la tematización de unos personajes suficientemente conocidos como son Mortadelo y Filemón.

Las especies vegetales utilizadas pertenecen básicamente al grupo de las frondosas, buscando un rápido desarrollo que permita la consecución en el menor plazo posible de densas sombras y frescas evapotranspiraciones, único camino para conseguir el deseado confort ambiental. No podemos olvidar en ningún momento que estamos en una ciudad muy calurosa, junto a una avenida que soporta una densidad muy alta de tráfico durante todo el año. Para contribuir convenientemente al establecimiento de un ambiente agradable para los usuarios del Jardín, se incluyeron tres grandes pérgolas de acero y, aunque era nuestra intención acompañarlas de algunas fuentes, la limitación presupuestaria obligó a abandonar esa idea, tan básica y fundamental tanto por su capacidad refrescante como por las sensaciones tan placenteras que aportan a cualquier jardín. Dada la presencia de árboles maduros dentro del ámbito de actuación del proyecto, la primera medida fue garantizar la protección de aquellos ejemplares que fueran a formar parte del nuevo Jardín. Para ello se construyeron protecciones de listones de madera que impedían el tránsito de maquinaría pesada al menos a un metro de distancia de la generatriz del tronco.

Posteriormente se procedió a la retirada de los ejemplares que no reunían las condiciones mínimas de salud para permanecer en el lugar, ya que podrían provocar lamentables accidentes entre los futuros usuarios del Jardín. A continuación se realizaron las demoliciones previstas: bordillos, arenas, gravas, cimentaciones y demás pavimentos existentes.

 

En el modelado de las pequeñas colinas que acompañan al paseo central se utilizaron suelos apropiados para el establecimiento de las especies vegetales previstas. En todas las demás áreas ocupadas por jardines se procedió al relleno con al menos un mínimo de cuarenta centímetros de tierra vegetal de primera calidad, convenientemente enriquecida con un tercio de arena de río y materia orgánica en cantidad suficiente hasta cumplir los requisitos que fijaba el Pliego de Condiciones. Se construyeron dos tipos de redes de drenaje: tuberías porosas en los pavimentos de arena, y redes formadas por drenes lineales en los bordes de los viales.

Todos los parterres y viales se limitan por medio de bordillos de adoquín sobre hormigón. En los caminos y paseos se han utilizado pavimentos rígidos y flexibles. Los rígidos están construidos con hormigones coloreados en todo su espesor, con acabado chorreado de arena y los pavimentos flexibles con arena, que se extienden y compactan sobre capa de zahorras y capa de gravas drenantes. Además se realizaron pavimentos de caucho en todas las zonas de juegos, de acuerdo con las normativas vigentes.

En un principio apenas estaba contemplada la utilización de praderas de césped, pero una vez iniciadas las obras, se solicitó su ampliación, dada la mejor imagen inicial que ofrece así un jardín. No pareció desafortunada la modificación, considerándola como un estado transitorio del jardín, pues la densidad de las plantaciones arbóreas, así como el empleo de numerosas especies tapizantes, irán con el paso del tiempo haciendo innecesarias las praderas. La vegetación se agrupó de manera diferente en cada una de las colinas que conforman el jardín, tanto a nivel de suelo como arbóreo. Con ello se pretende que cada zona del jardín pueda ser identificada por su vegetación.

El arbolado utilizado es una colección importante de árboles frondosos acompañados de palmeras y cipreses de varías especies, Todas las unidades empleadas eran de gran calidad, perfectamente enraizadas y maduras, procedentes de los mejores viveros nacionales y europeos. El uso masivo y, casi abusivo, de Populus, Fraxinus, Tipuana, Robinia, etc., es debido a la necesidad de conseguir en el menor plazo posible una buena sombra en los jardines, pues su orientación sur implica una insolación muy elevada durante todo el año. Además, la presencia de especies caducas permite el paso de los rayos de sol durante el invierno, aunque permaneciendo siempre zonas de sombra.

Se instaló también una importante colección de bancos de madera, construidos con tubo de acero galvanizado, para garantizar la posibilidad de asueto en casi todos los puntos del nuevo jardín. Dada la necesidad de fijar los bancos al pavimento, para evitar que desaparezcan por las noches, es imposible garantizar la presencia permanente y constante de bancos con o sin sombra en todos los momentos del día y en todos los días del año. Para solventar este acuciante problema se incluyó en el proyecto un banco corrido de bloque de hormigón y rematado con una pieza de granito negro, que acompaña al camino más próximo a la Avenida, en toda su longitud.

Dada la gran longitud del jardín, se pensó que no era adecuado concentrar en un solo lugar las instalaciones infantiles. Por ello, además de la gran área tematizada, se dispusieron tres espacios más para esparcimiento físico y educativo de los más pequeños

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Leave a comment