Roof Garden

Este es un ejemplo de un verdadero jardín ejecutado sobre la losa de un aparcamiento subterráneo. Las cubiertas y azoteas deberían ser, siempre que fuera posible, verdes. En función de su resistencia pueden ser simples cubiertas verdes o verdaderos jardines. Incluso cubiertas industriales o agrícolas de muy escasa resistencia e imposible circulación por ellas, pueden cubrirse de verde con sistema que no pasan de los treinta y cinco kilogramos por metro cuadrado.

El uso de cubiertas verdes ofrece un significativo impacto positivo en el balance energético y en el medio ambiente con respecto a las cubiertas convencionales. Las cubiertas verdes y ajardinadas reducen la polución, tanto por la captación de contaminantes como por la producción de oxígeno, siendo su mayor ventaja la retención y laminación del agua de lluvia, algo fundamental en ciudades con fuertes tormentas estacionales que habitualmente sufren desbordamientos y graves daños en sus sistemas de drenaje. Las ventajas más importantes de las cubiertas verdes y ajardinadas son:

  • Mejoran la calidad del aire
  • Mejoran la biodiversidad
  • Mejoran el consumo y gestión energética
  • Incrementan la superficie verde urbana
  • Mejoran la salud pública
  • Reducen los efectos de la isla de calor
  • Reducen la contaminación térmica y sónica
  • Sirven para reciclar materiales
  • Laminan las aguas en caso de tormenta

Como siempre, clikando en una imagen se pueden ver todas a mayor tamaño.

 

Facebooktwittergoogle_pluspinterestlinkedinmail

Leave a comment